Pensamientos, artículos e ideas que reforman.

Escuché al Señor hablarme esta mañana y me dijo: Dile a mis Hijos igual como le pedí a Ezequiel que profetizara sobre los huesos secos. Ahora les pido que profeticen a santos hambrientos y sedientos. Estoy derramando vino y pan fresco, volverán a mi mesa frente a sus enemigos, aprenderán a comer y beber como nunca pensaron que podrían hacerlo. Secará la insatisfacción, los sacará de caminos de pecado y la adicción. Profetiza: ¡come y bebe, del vino y pan del Señor!

“”Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.” (Mateo 5:6)

3 CLAVES PARA COMER Y BEBER

1. RECONOCE tu pérdida de apetito y sed, es la primera señal de apatía.

2. REGRESE a la mesa, el arrepentimiento significa regresar a los caminos que conducen a la vida eterna, fuimos creados para comer y beber de Su Bondad, Alegría y Justicia.

3. VUELVA APRENDER a comer y beber, en algún momento en el camino aprendió a comer y beber lo falso que condujo al camino de la apatía. ¡Pedid, Buscad, Llamad!

“»Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide recibe, y el que busca halla, y al que llama se le abrirá. »¿Qué padre de entre vosotros, si su hijo le pide pescado, en lugar de pescado le dará una serpiente? O si le pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenos regalos a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que le pidan?” (Lucas 11:9–13)

Te has suscrito con éxito a SCRIPTA // Lecturas que Reforman
Bienvenido. Has iniciado la sesión con éxito.
Muy bien. Te has inscrito con éxito.
Su enlace ha caducado
Éxito. Revisa tu correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.