Pensamientos, artículos e ideas que reforman.

La sociedad en su conjunto busca el "bien común" de sus miembros sancionando positivamente las normas que cultivan la integridad o sancionando negativamente las normas y comportamientos que violan sus valores.Sin embargo, la sociedad en su conjunto delegó parte de su poder y autoridad en instituciones políticas y gubernamentales encargadas de cumplir la voluntad de la sociedad. La cuestión es entonces cómo responde la Iglesia—un grupo social dentro de la sociedad—cuando las fuerzas sociopolíticas infringen sus valores. No es una cuestión o un problema nuevo para la Iglesia o sus predecesores religiosos.

En este breve artículo, quiero ofrecer una perspectiva general de cómo respondió Israel a las fuerzas sociales y a la cultura grecorromana que les afectó como pueblo y nación. La Iglesia aprenderá mucho de su respuesta, especialmente cómo no responder.

Este artículo es sólo para miembros premium

Inscríbete ahora y actualiza tu cuenta para leer el post y obtener acceso a la biblioteca completa de posts sólo para miembros.

Inscríbase ahora ¿Ya tiene una cuenta? Entrar
Te has suscrito con éxito a SCRIPTA // Lecturas que Reforman
Bienvenido. Has iniciado la sesión con éxito.
Muy bien. Te has inscrito con éxito.
Su enlace ha caducado
Éxito. Revisa tu correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.