Pensamientos, artículos e ideas que reforman.

Comienza tu semana con un poco de inspiración, un poco de desafío, y ve tu vida reformada.

Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6, LBLA)

Mi comentario: Algo que me pareció significativo destacar de este pasaje de la escritura es que Isaías está profetizando sobre Jesús. Sin embargo, cuando dice "y se llamara su nombre..." Se esperaría un nombre normal como "Jesús, Emanuel, etc." En vez de eso, se nos presenta una lista de descripciones o títulos. Sabemos que nombres tienen un significado. Pero en este caso, Dios decidió revelar la naturaleza de Jesucristo, en otras palabras ir directo a la esencia de quien es Él. Hay dos traducciones que revelan la razón por lo que Dios hizo que Isaías profetizara de esta forma: La NET (New English Translation) dice "Porque nos ha nacido un niño, se nos ha dado un hijo. Él carga la responsabilidad y se llama: Extraordinario estratega, Dios poderoso, Padre eterno, Príncipe de la paz". (Isaías 9:6, NET) Nota que en esta traducción nos revela que Jesús como el Mesías cargara la responsabilidad. Otras traducciones dicen Gobierno, Dominio, Soberanía. Pero en esta traducción los traductores decidieron que la mejor forma de comunicar este pasaje era revelar que Jesús es responsable y por esta razón él puede ser llamado Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de la Paz. Esta responsabilidad la carga porque el pago un precio. Joseph Blenkinsopp, autor del Comentario Bíblico "Anchor Yale Bible" traduce este pasaje de la siguiente forma: "Porque nos ha nacido un niño se nos ha dado un hijo, los emblemas de la soberanía descansan sobre sus hombros. Sus títulos serán: Consejero maravilloso, Héroe Guerrero, Padre Eterno, Príncipe de la Paz." Podríamos decir que Dios colocó estos emblemas (títulos) militares en su hijo debido a lo que logró a través de su muerte y resurrección. Este es mi punto de vista sobre esto: Aquel en quien profesamos la fe y que nos ha liberado, redimido y comprado es el heredero legítimo de todas las cosas. Él es responsable, lleva los emblemas para mostrar y demostrar (no porque necesite demostrar nada) sino porque se los ganó legítimamente.


"Hay una causa y un efecto santo en el ministerio. Si hacemos el entrenamiento de los santos nuestra santa causa, el efecto será una iglesia saludable. Una iglesia saludable no es una iglesia perfecta, pero es una iglesia que está siendo formada colectivamente más y más a la imagen de Cristo." -Eric Geiger & Kevin Peck (Diseñado para Liderar)

Mi Comentario: Por muchos años he dicho que todo lo que un pastor necesita para una Iglesia saludable y poderosa se encuentra en las sillas de su Iglesia. Como ministros y líderes, después de nuestra relación con Dios y nuestras familias no tenemos mayor llamado que el equipar, entrenar, ayudar a madurar y edificar a los Santos. Sin embargo, deberíamos preguntarnos por qué damos tan poca prioridad a la formación y al equipamiento. Si queremos ver a nuestras Iglesias crecer en sanidad, hay santos sentados en nuestros bancos que tienen dones de milagros y sanidad. Si queremos ver a nuestras iglesias crecer en discernimiento y libertad, tenemos santos sentados en nuestras bancas que tienen dones de Discernimiento de Espíritus. Lo único que tenemos que hacer es equiparlos, entrenarlos y levantarlos. Como Pastor y Líder, haz tu prioridad buscar a Dios para que te ayude y te enseñe como puedes lograr esto.

Para los entrenamientos proféticos en video, haga clic aquí.

Te has suscrito con éxito a SCRIPTA // Lecturas que Reforman
Bienvenido. Has iniciado la sesión con éxito.
Muy bien. Te has inscrito con éxito.
Su enlace ha caducado
Éxito. Revisa tu correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.