Pensamientos, artículos e ideas que reforman.

Comienza tu semana con un poco de inspiración, un poco de desafío, y ve tu vida reformada.

Puedes impresionar a la gente a distancia. Pero sólo puedes impactarles de cerca. -Dr. Howard Hendricks (Enseñar para Cambiar Vidas)

Mi Comentario: Numerosos factores contribuyen a la decisión de un ministro de seguir el camino del proceso y la formación. Sin embargo, la motivación no es sinónimo de eficacia. La motivación es lo que enciende su deseo y fuerza de voluntad para comprometerse con el proceso de aprendizaje, procesamiento y desarrollo necesario para convertirse en un ministro de Dios. La eficacia es necesaria si deseas marcar una diferencia significativa en la vida de las personas. Cuando las personas miran tu vida desde lejos, se impresionan fácilmente por tu conocimiento, comprensión y revelaciones. Sin embargo, serán impactados por tu transformación cuando te vean de cerca.


Tenemos que dejar de pensar que nuestro principal deber hacia nuestros compañeros creyentes es criticarlos. No es así. Nuestro deber principal es amarlos. Pablo dice que tenemos una deuda de amor entre nosotros (Rom. 13:8). -Francis Chan

Mi Comentario: Nos encontramos en un periodo de reforma crítico. En la hora en que vivimos, la unidad es el latido de Dios. Sin embargo, el único camino hacia la unidad es el retorno al mandamiento fundamental del amor. Aunque todavía puede haber divisiones dentro del Cuerpo de Cristo, nuestro Amor debe servir como una fuerza unificadora que nos impulsa a la oración, a la adoración y a Jesús.

“No deban a nadie nada, sino el amarse unos a otros. Porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley.” (Romanos 13:8, NBLA)*


Si nuestra relación con Dios es robótica o inexistente, nuestro vínculo de amor con los demás será igualmente débil. Cuando el amor es superficial, basta con algo tan trivial como un desacuerdo para dividirnos. -Francis Chan

Mi Comentario: El amor superficial produce un compromiso superficial. Debemos reconstruir nuestros cimientos de amor en el Cuerpo de Cristo. Debemos profundizar más y más para que Él pueda reconstruir la Iglesia que desea en nosotros. Sin embargo, no lo lograremos con más desacuerdos, sino acercándonos unos a otros y encontrando el amor que nos une en Cristo. El amor no significa que toleremos el pecado, ni que toleremos el error. El amor significa que, aunque sabemos que tenemos desacuerdos, es Cristo quien nos une y nos manda ser uno con Él y Él en nosotros y en el Padre.

Tweets que merecen ser leídos



Te has suscrito con éxito a SCRIPTA // Lecturas que Reforman
Bienvenido. Has iniciado la sesión con éxito.
Muy bien. Te has inscrito con éxito.
Su enlace ha caducado
Éxito. Revisa tu correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.